Docentes de EPEP 440 por las calles de Juárez

Exigiendo respeto y clamando por “No a la Violencia en las Escuelas”.

En horas de la tarde del miércoles último, un grupo de docentes de la Escuela Nº 440 de Ingeniero Juárez, acompañados por colegas, familiares, vecinos y referentes del gremio Docentes Autoconvocados de Formosa capital marcharon por la reincorporación de los docentes sumariados y alejados de sus cargos, exigiendo “respeto” y clamando por: “No a la Violencia en las Escuelas”.

Con cánticos alusivos, carteles y banderas, la columna marchó por las calles de la oesteña localidad del interior y en un momento dado, optaron par detenerse para declamar su postura.La primera en hacer uso de la palabra fue la docente Nilda Patiño, secretaria general del GDA, quien destacó que “la primera manifestación de solidaridad la tuvieron las cuatro maestras -hoy sumariadas- con la directora. Es emocionante que nos hayamos juntado y que hayamos marchado. Haber llegado hasta acá y no seguir para no provocar a la gente que, sabiendo que veníamos, nos esperaban para generar alguna situación de violencia”.

Patiño realizó una descripción de como se fueron dando los hechos: El viernes 23 de marzo un grupo de personas irrumpió en la escuela intercultural bilingüe 440 de Ingeniero Juárez – provincia de Formosa; a lo cual cuatro maestras les pidieron se retiren y respeten la escuela. En respuesta unos de los hombres que conformaba el grupo, de aproximadamente 15 personas, gritaba: “Yo soy el jefe, hace caso porque les voy a correr de acá”. Las maestras se defendieron filmando la agresión: mientras una maestra protegía con su cuerpo el celular que querían arrebatar, otra maestra fue registrando todo lo que ocurría. Todo mientras este dirigente gritaba a los niños que se fueran a sus casas. Las maestras se mantuvieron firmes. Ellas solo eran cuatro frente a este grupo, sus insultos y sus expresiones temerarias. Paradas en su dignidad, con el guardapolvo como escudo y el celular como testigo respondieron “no te tengo miedo, estoy en mi lugar de trabajo, hay leyes y otras normas como el estatuto que me protegen. No sos mi dueño, no te tengo miedo”. Entonces sonó la amenaza: “cuatro lugares van a sobrar aquí, las voy a sacar. Teneme miedo”.

El lunes 26 el ministro Zorrilla firmó la resolución apartando a las cuatro maestras que se sumaban a la directora a quien separaron con anterioridad.

Podrán esgrimir e inventar motivos de la separación; pero ellos y las docentes sabemos que el pecado de esas mujeres fue no someterse, exigir respeto para ellas y para sus alumnos/as. Repetimos, eran solo cuatro mujeres y ellos unas quince personas mayoritariamente hombres. Desde el Gremio vamos a acompañar a estas docentes en todas las instancias que lleve esta investigación hasta que las mismas sean reincorporadas. Finalizó la Secretaria General.